jueves, 7 de abril de 2011

Harry Haller se está agotando

Hablo del arte por el arte, aunque parezca confuso. Hablo de diálogos semi-transparentes y de claves del día que muy poco pueden aportar a los verdaderos problemas que nos aquejan hoy como sociedad. Harry Haller surge como arte, como evasor y negador de realidad: un escape. Pero de tanta mierda que tragó, Haller se volvió más y más pesado, transformándose en una carga para Sebastián Coppola. No digo que desprecie el arte por el arte. Pero hoy necesito un poco más. Necesito escuchar el llanto de un pueblo en una canción. Necesito almorzar pinturas de guerra. Necesito un poco más de lo que Haller me podría llegar a dar. Si, te estoy cuestionando lobo estepario. Cuestiono tu idealismo, cuestiono tu abstracción, cuestiono tu inoperancia, tu teorización. Cuestiono tu falta de acción, queridísimo. Por primera vez cuestiono el suicidio; el dejo de cobardía inherente al mismo. Creo que Harry Haller me quedó chico. Tampoco creo que estoy para grandes cosas. Pero mi ello quiere más. Espero poder satisfacer su sed de sangre capitalista.


Y ahoraaaa: Diálogos Semi-Transparentes sobre la ciencia ficción mundial.


Sebastián: Me fui de mambo con la última llínea, ¿no?

Editor: A decir verdad, deja una mala impresión de lo que venías hablando. No es real. Es demasiado ficticio.

Sebastián: Pero le da un tono trosko bastante interesante. ¿No resume un poco la idea de la entrada?

Editor: Resume todo el montaje de tus escritos. Es caca. Es poco real. No hay espontaneidad.

Sebastián: ¿Y a mi que me importa la espontaneidad?

Editor: No te olvides que mi rol como editor es mental. Todo lo que digo sale de tu cabeza.

Sebastián: Vos transas con Haller. ¿Vos lees Clarín? Eso explicaría muchas cosas.

Editor: ¿Qué tiene que ver Clarín con todo esto?

Sebastián: Clarín está en todos lados. Son como las cámaras de seguridad de F.

Editor: Mirá, renuncio. Evidentemente no tiene sentido trabajar en blogs de ésta índole.

Sebastián: Noooo. Vos no renunciás: yo te echo!

Editor: Renuncié antes de que me eches. La gente es testigo de eso.

Sebastián: La gente piensa lo que yo quiero. Al fín y al cabo es mi blog, ¿no?

Editor: Un gusto trabajar para Haller. Este diálogo ya no revela nada interesante.

Sebastián: El gusto es mío. ¡A-político! ¡Incompetente! ¡Poco comprometido! Vamos a estar mucho mejor sin vos. ¿No? ¿¡Noooo!? Bueno... En fín... Sangre capitalista, le voy a cambiar el nombre a este espacio. "Ocurrencias de la Vida Cotidiana...." Ja Ja Ja ¡Que plato!

4 comentarios:

F dijo...

Mis cámaras de seguiridad marcan tendencia. Estallé con el comentario!
Muerte al editor, viva sebastián.

Todos tenemos esos momentos que pareciera que nos podemos avanzar mas, que estamos perdidos en el medio de la tormenta y siempre falta algo... pero sabés a veces me gusta.

Martin McFly dijo...

No me cierra que siendo el arte una exteriorización de las cuestiones del alma, lo compares con algo como una guerra contra tal o cual cosa, y que sin una, no podés hacer la otra. Que tu alma pida sangre, no es bueno, ni en tu caso, ni en cualquier caso. Suena a venganza, y como decía un personaje famoso, "la venganza nunca es buena, mata el alama, y la envenena"

Somos todos personas, no olvides eso, buscá el eje, el punto medio, la armonía, ir para el mismo lado, del odio no sale nada bueno, nunca.

No tomes decisiones estando enojado, no hagas promesas estando feliz.

Eleanor Rigby dijo...

Harry Haller no crece, es un personaje ficticio, Sebastián Coppola si, y creo se esta dando cuenta.

A moverse se ha dicho.

Joyita dijo...

Todos tenemos esos periodos en q nuestro yo interior nos pesa...y a veces BASTANTE....me parece genial el hecho de darte cuenta q con lo encontras adentro, no te alcanza, Ya no!!
Y una acotacion....Yo creo q todos todos todos estamos para grandes cosas...para trascender....sino que sentido tiene?....=)