viernes, 12 de marzo de 2010

A saber:

El surrealísmo onírico me seduce un poco más que mi propia vida.

No hay comentarios.: