lunes, 15 de febrero de 2010

La gente es efímera en las grandes ciudades.

Basta con caminar por cualquier calle de cualquier barrio de Buenos Aires. Gente efímera cruzándose de un lado para otro, sin percatarse de la presencia de la otra persona. Nadie merece ni un kilo byte de nuestra memoria. Nadie en nuestros recuerdos. Nadie merece más segundos que otro. Solo un rostro, pero luego un rostro nuevo, y así sucesivamente. Si alguien nos llama la atención, nos dispersaremos con otro alguien que venga caminando atrás, y con el atrás de ese otro alguien, un efímero más: solo un pedazo de materia. La gente es materia en las grandes ciudades. La gente no es gente. Solo pedazos de carne.

11 comentarios:

N.a.r dijo...

lo bueno es que las grandes ciudades pasan a ser efimeras cuando uno se aleja de ellas, y uno puede hacer eso, porque por suerte, estas grandes ciudades no son tan grandes como parecen, solo tienen demasiadas cosas comprimidas, poco espacio, y mucha tensión.

Ahi afuera, ya uno tiende a mirar, y no simplemente a ver.

P dijo...

La verdad es que prefiero ser eso en un gran ciudad a un eterno vigilado en un pueblo chico.
Poder salir a la calle a ecerrarme en mi MP3, no dar bola a nadie sin quedar como un hermitaño, sin tener la obligación de saludar a todo el mundo. Total, los amigos uno los tiene, están a una llamada o un timbrazo de distancia.
La verdad que el anonimato por la calle es de las cosas que más disfruto de las "grandes ciudades".

Muchas veces me he encontrado cantando "por eso canción llevame lejos, donde nadie se acuerde de mí; quiero ser el murmullo de alguna ciudad que no sepa quién soy".

Nos vemos Seba, que andes bien!

Harry Haller dijo...

El problema es que en una gran ciudad ni siquiera vas a ser el murmullo de alguien. Ni siquiera vas a estar en sus cabezas.

P dijo...

Es la idea, mi estimado Harry.

Ni eso, no me interesa estar en la cabeza de un extraño, la verdad. Me interesa estar en la cabeza de la gente que me interesa estarlo, y nada más.

Para qué quiero estar en la cabeza de alguien que no me interesa? Que me da lo mismo si está o no? La verdad me suena bastante hipócrita, pretender que me perocupa o me importa alguien que me da lo mismo, sólo porque somos pocos y nos conocemos mucho. Prefiero tener mucho de donde elegir, y aún así quedarme con poco que tener poco de donde elegir y tener que quedarme con todo porque no queda otra, porque nos tenemos que seguir viendo las caras.

Harry Haller dijo...

Igual, no hablo de conocer a todos. Solo me encantaría ser el murmullo de alguna ciudad, y no efímero en la gran ciudad. Eso es espantoso para mi entender. Somos todos seres humanos, pero nadie vale nada. Es terriblemente subjetivo. Y yo detesto la indiferencia.

P dijo...

Harry, querido, vos sos efímero en función del todo. Y en ningún lado "no vales nada". Solo que en las grandes ciudades hay muchos valores, y sos uno de ellos. No podes ponerte a reparar en cada uno de los valores pretendiendo que cada uno no te sea indiferente. Así como el otro tampoco puede hacerlo en la totalidad de la ciudad.

En todo caso, en las ciudades no sos efímero, sos anónimo. A vos debe molestarte el anonimato, el ser efímero en la vida del que te cruza por la calle y no sabe quién sos, no representas nada para él.

Digamos que podes ser el murmullo de cualquier ciudad, si te lo propones. Tenes que hacer algo que haga que dejes de ser anónimo, algo trascendente. En las ciudades chicas, el solo vivir ahí alcanza, en las grandes es más difícil porque, efectivamente, lo que hagas tiene que tener valor. Por lo menos el suficiente para estar en un nivel que haga que seas importante para esa ciudad, el suficiente como para llegar de un saque a la vida de cada uno de los que habitan ahí.

Vos lo dijiste, "somos todos seres humanos", estoy de acuerdo. Pero no es que "nadie vale nada", todos valemos igual en la escala general, pero de acuerdo a como vos te vayas agregando valor con lo que haces en la consideración de los otros vas a ir subiendo "tu valor" en la mente de los demás. Digamos que uno repararía en la calle en quienes, de una u otra manera, superan ese "valor innato".

No podes pretender ir por la calle y que todos te identifiquen y saluden como a una celebridad cuando no hiciste nada para ganártelo. No hiciste nada para merecerlo, nada lo suficientemente trascendente.

Digamos que murmullo sos en todas las ciudades. Sos un nombre en la boca de un reducido cúmulo de personas que te conocen. Si fueras trascendente de verdad, serías una voz, o un grito.

Igual, no le veo lo "espantoso" a ser anónimo, a ser efímero en la mente de alguien a quién significa nada para vos, qué interés podrías llegar a tener en eso?

Harry Haller dijo...

Yo no veo el sentido de seguir discutiendo lo que pienso. Que la gente es efímera en las grandes ciudades no hay duda. No me molesta no ser nadie para el que me cruzo en un pasillo del subte. Me molesta que él no sea nada para mí, más que un rostro y ¡plin! nada más; nunca más ese rostro. Me molesta que la gente sea efímera. Pero A MI me molesta. A muchos les debe molestar. Pero este es MI blog, y por ende refleja lo que A MI me molesta, me gusta o me parece independientemente de la opinión de los demás. Odio la gran ciudad. Y no la voy a dejar de odiar por que a vos te guste, querido P. Odio que la gente nazca y muera en un segundo para mi, sin dejar ningún recuerdo (en la mayoría de los casos). Odio nacer y morir para los demás. Odio las grandes ciudades. No pretendo que las odies conmigo. Simplemente, yo las odio, por que su gente es efímera, entre otras tantas cosas. He dicho.

P dijo...

Está bien, Harry, no te sulfures. No te estoy tratando de convencer de nada. Pensé que lo estabamos tomando como un debate pacífico, un intercambio de ideas, nada más. Me parecía el medio, pero se ve que no lo considerás así, así que llevo mis ideas subversivas a otro lado.

Si querés nos juntamos en MI casa, un día con MI mate, MI yerba y MI agua, y lo discutimos, jajaja.

Que andes bien, nos vemos!

PD: cuando tengas ganas de volver a Average Joe's chiflame.

Antonella dijo...

Puede ser que haya muchos lugares que puedan llegar a gustarme... Pero mi corazón hace años que esta en uno solo... Brasil (L). Beso!

Eleanor Rigby dijo...

que controversial que termino siendo tu entrada.

Llega al punto de irracionalidad extrema su pseudo-discusión.

Saludos

Harry Haller dijo...

Hoy!, en... "Atáquenme por todos lados..."