martes, 27 de octubre de 2009

Viaje al Norte.

El cuerpo está adentro. El alma se esconde; no se anima a entrar. No se porque.

Dicen que no son muchos los desalmados que suben al tren para transladarse a Tucumán. Dicen que por la noche no duermen, que mantienen los ojos bien abiertos, mirando el techo del vagón por horas. Dicen que se esconden en los baños; pasan largas horas allí. No saben bien por que lo hacen y, por supuesto, no saben que se olvidaron del alma. Pero tampoco les interesa saberlo. Son solo eso. Y eso es todo.

7 comentarios:

Eleanor Rigby dijo...

mi intriga el adjetivo con el que me calificaste. Me intriga el por que y el sentido el sentido que le diste a la palabra basica.

Pero buen.

Me va a ir mal mañana, te lo adelanto.

Soy una vaga de mierda, no se si elegí la carrera correcta.

Salu !

Eleanor Rigby dijo...

te diste cuenta que repeti: "el sentido" dos veces...?

estoy mal. Muy mal.

María sin más dijo...

Gracias por tu mensaje.

A mí también me gustó leerte. Es lindo ver cómo hay jóvenes que piensan así (bueno, en realidad, es lindo ver que piensen, nomás); que se animen a jugar con las palabras; que usen todas las letras y que se expresen con la cabeza y el alma, esa que no tienen los que se suben a ese tren.

Nos seguiremos leyendo.

María sin más dijo...

Ahora que me releo, me doy cuenta de que he quedado como una vieja. No lo soy tanto. Pero, desde que cambié de década, la gente que aún tiene un 1 adelante me parece mucho más joven que yo.

N.A.R dijo...

ufff.

que vida la vida, como nos llena de cosas vacías.

nosotros tenemos que vaciarla, y quedarnos con lo que nos llena.


impulso escritor le dicen.

chau amigo!

Eleanor Rigby dijo...

y si sos de esos que predicen cosas obvias...

Eleanor Rigby dijo...

te niego las obviedades por que me gusta contradecirte...todavia no te diste cuenta? jaja Sigo estudiando
besos