jueves, 29 de octubre de 2009

Necesito...

de alguien que me emparche un poco y que limpie mi cabeza.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Acá hay alguien si querés.

Y si quieres también puedo ser tu trapecio y tu red, tu adiós y tu ven, tu manta y tu frío, tu resaca, tu lunes, tu hastío, o tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra a la orilla de la chimenea a esperar que suba la marea...

Besos!

N.A.R dijo...

no dejes que una sombra haga lo que una persona debería hacer.

Si no hay una completa entrega, no hay clavo que resista la tormenta, no hay casa que resista el viento, simplemente no hay nada, solo un par de palabras que estan sueltas, pero no saben aferrarse a nada.

mucha suerte mañana! y espero verte!

Antonella dijo...

Por suerte ya lo leí. De hecho era para hoy, el tema es que ayer ya se hacía tarde y me faltaban unas cuantas páginas... pero me terminé enganchado bastante con el libro. Para colmo terminado o no (el profesor faltó y no hubo prueba). En fin, besotes!