viernes, 9 de octubre de 2009

La sal no sala.

Ni el azúcar endulza. Siempre fue así. No hay puntos medios. Solo extremos. Nos encantan los extremos. El gris no opaca ni al blanco ni al negro. Si se pinta una pared es más fácil cubrir un color cualquiera con blanco que con otro color. Pero el negro elimina cualquier color si funciona como sombra. "Si uno va a una fiesta de gris no llama la atención en nadie". En fín. Tengo que liberar la compu. Solo pequeñas filosofías baratísimas que compré en un todo por dos pesos. Una ganga, aunque no dicen demasiado. Habla por hablar. Eh aquí la cuestión.

La chica de la esquina me está tratando mal.
Me vende una droga que no puedo pagar.
La Sal no sala y el Azúcar no endulza.

1 comentario:

N.A.R dijo...

despues de leer esto no puedo ustar mas ropa gris...

gracias eh! ¬¬

un abrazo!!